¿Cómo afectará la nueva regulación del Crowdfunding a las ONGs?

Hace algunos días se publicó el Anteproyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial, que incluye algunas cláusulas que afectan directamente al Crowdfunding. Para las entidades sociales esta nueva forma de financiación está siendo una respuesta creciente frente a la crisis, por lo que los posibles cambios y novedades en este ámbito son de especial interés. Como veremos, el crowdfunding es un concepto que abarca realidades bastante diferentes, que son afectadas o no por la nueva regulación según los casos.

Crowdfunding y ONGDe cara a los proyectos a financiar se establece un límite máximo de 1.000.000€ por campaña. Actualmente es difícil pensar que esto nos pueda afectar ahora mismos a las asociaciones españolas,  el mayor proyecto financiado por crowdfunding alcanzó la cifra de 680.000 euros. Sin embargo, este es un ámbito aun novedoso para nuestras ONGs y está registrando una evolución y crecimiento sorprendente. A nivel Internacional existen campañas como el reloj Pebble que supera los diez millones de dólares.

Con respecto a los inversores, se establece un límite de los aportes individuales a un máximo de 3.000€ por proyecto y 6.000€ en un periodo de doce meses. Aquí si podríamos encontrar algunas limitaciones para proyectos que buscan mecenas en empresas y grandes financiadores. Y, por parte de los inversores, podría no parecer lo suficientemente motivador.

De cara a las plataformas prestadoras del servicio:

  • Registro en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España. La solicitud de inscripción tendrá que incluir el detalle del programa de actividades, descripción de la organización administrativa y contable y relación de socios significativos y administradores, entre otros requisitos. A priori, podríamos pensar que un control por parte de estas entidades no tendría porque parecer negativo, a fin de evitar campañas fraudulentas. Esto ya es así en otras normativas internacionales.
  • Contar con un capital social de 50.000€ o disponer de un seguro de responsabilidad civil profesional con una cobertura mínima de 100.000€, y un total de 150.000€ anuales para todas las reclamaciones. Esto es quizás un tanto prohibitivo para iniciativas de emprendimiento y creación de PYMES.
  • No podrán realizar comunicaciones de carácter comercial sobre los proyectos que busquen financiación ni tarifar en base al éxito de la campaña.
  • Deberán informar de los riesgos que conlleva la inversión en este tipo de proyectos y el riesgo de pérdida del capital invertido.

El anteproyecto, por otro lado, genera algunas confusiones. Tal y como comentan desde una de las plataformas de referencia en Crowdfunding, Lanzanos:

  • Al hablar de personas “que esperan obtener un rendimiento monetario con la inversión”, no se habla de crowdfunding básico (un grupo que saca un disco, un cineasta que edita un corto, un escritor que publica un libro…), sino de equity crowdfunding (empresas que levantan una ronda de financiación con múltiples aportaciones por parte de personas que pasan a formar parte del accionariado de dichas empresas).
  • Sin embargo, al hablar de personas “que no inviertan con carácter profesional” se produce una contradicción, ya que los inversores que inyectan dinero a través de plataformas de equity crowdfunding son inversores profesionales. Esto puede hacer pensar que el anteproyecto de ley no se refiere a crowdfunding ni a equity crowdfunding, sino a crowdlending, préstamos P2P, etc. Sin embargo, el borrador también habla de proyectos con “emisión o suscripción de participaciones de sociedades de responsabilidad limitada”, una cláusula que nos aleja del crowdlending y nos vuelve a acercar al equity crowdfunding.

Y, por último, la Ley también fija un régimen sancionador, cuyas multas van desde 25.000€ hasta un máximo de 200.000€ y pueden acarrear la prohibición de operar durante un plazo de cinco años :

  • Por incumplimiento de las obligaciones legales de inscripción o realización de actividades no reguladas y resistencia a la actuación inspectora de la CNMV o del Banco de España.
  • Incumplimientos de las obligaciones de información y transparencia.

Crowdfunding y ONGSegún Alejandro Cremades, estas medidas no se ajustan a la realidad de estas plataformas e iguala a las starups a las entidades bancarias.

A pesar de estos cambios, algunos expertos, aseguran que el Crowdfunding que usan las ONGs en España no está en peligro. Según Héctor Muñoz en Crowddacy o Jaime Albaiges en TecnolONGia, esta normativa hace referencia sobre todo a los tipo de Crowdfunding tipificados como equity (inversión de dinero a cambio de alguna participación –acciones-) y lending (préstamos de dinero con intención de recuperarlo). Las asociaciones usamos otros dos tipo de crowdfunding: las donaciones (sin esperar nada a cambio) o la pre-venta (por ejemplo, la financiación de un libro a cambio de un ejemplar del mismo), ámbitos que no parecen ser tan afectados.

Sin embargo, este anteproyecto abre el debate y, por tanto, tendremos que estar pendientes de su evolución.

Sobre Fundación Gestión y Participación Social

Fundación Gestión y Participación Social Ha escrito 55 posts en este blog.

Información sobre Gestión de Asociaciones y Fundaciones

A %d blogueros les gusta esto: